Bienvenidos

Alimentos Transgenicos

1ª Edicion Chamanismo de la Luz (English Version)


Revista EcoChamanica


Conoce Nuestra Lista

Colombia Libre de Transgenicos


PROTEJAMOS NUESTRAS SEMILLAS. VALOREMOS NUESTRAS SEMILLAS. RESCATEMOS NUESTRO CAMPO Y CAMPESINOS COLOMBIANOS

Colombia Libre de Transgenicos

Bhakty Yoga

Videos Recientes

1652 views - 0 comments
1761 views - 3 comments
1488 views - 0 comments
2466 views - 0 comments

Send to a friend


 

 

Escrito está con palabras sagradas que en el fin de los tiempos, vendrían al mundo falsos profetas a engañar a la humanidad, magos de las tinieblas al servicio de la Bestia que crearían falsas doctrinas. Al igual que en los tiempos de Cristo, los fariseos de hoy en día abundan creando caos y confusión en la humanidad. Es por esto que el fanatismo religioso alcanza niveles cada vez más críticos y junto con la intolerancia secular, es la causa de guerras y rumores de guerras, desde la más remota antigüedad hasta los tiempos modernos.

Las “Guerras Santas”:

El pueblo Hebreo por ejemplo, ha vivido en conflictos permanentes desde los tiempos de Moisés cuando los judíos fueron liberados de la esclavitud de los egipcios. Luego, perseguidos por los romanos y después, en guerra constante con los palestinos, sin mencionar la persecución sufrida durante la II Guerra Mundial por el Nazismo. Las Cruzadas de la Edad Media, la barbarie institucionalizada por el catolicismo romano bajo el nombre de inquisición, delata los extremos a que conduce el fanatismo.

Krishna, Alá, Jehová, son muchos los nombres que le han dado al Eterno Padre Creador, que en últimas es uno solo  y el mismo.

El gregarismo religioso ha caracterizado a casi todos los pueblos y culturas. La India, por ejemplo tiene una larga trayectoria de sectas y doctrinas, que se combaten entre sí y en conflicto permanente con los musulmanes, lo que generó su división después de la independencia liderada por Gandhi, creandose la ahora llamada Pakistán.

En el nombre de Dios, se han cometido los más grandes atropellos en la historia de la humanidad contra pueblos inocentes, como ocurrió durante la colonia y “conquista” de la América Indígena. La mayor parte de los pueblos autóctonos del continente Abya-yala, fueron exterminados, o esclavizados en el nombre de una evangelización que tenía como propósito fundamental aumentar las arcas de la Iglesia y las Monarquías europeas, con el oro, la plata y las riquezas del Nuevo Mundo. El proceso de aculturación casi hizo desaparecer las tradiciones sagradas, los ritos y las creencias de las grandes civilizaciones precolombinas.

Aún durante la modernidad, los conflictos por causas religiosas prevalecen, de otras formas. A pesar de la división del cristianismo con la reforma protestante, las religiones continuaron en su empeño de expandirse de manera impetuosa a toda costa. En Norteamérica, por ej. no existió conquista si no exterminio, y fue donde mayor acogida tuvo el protestantismo. A partir de allí, continúa en una carrera desbocada por competir contra su principal antagonista, el Catolicismo.

Actualmente, vemos como el Oriente medio sigue en conflicto, el Cristianismo arremete contra el Islam, bajo el emblema de ¨combatir el terrorismo¨, desatando el rencor y la sed de venganza del fundamentalismo y los grupos radicales como Al Qaeda. Irak, corre el peligro de dividirse en tres pedazos a causa de la invasión y del fanatismo religioso interno y recordemos que durante la Revolución Cultural de Mao Tsetung en China, el Tibet fue dramáticamente invadido, siendo anexado desde entonces y hasta ahora al gobierno de Pekín.

En fin, podríamos conjeturar que la religión ha sido uno de los principales motivos de conflicto en el mundo entero, desde la antigüedad hasta el presente, lo cual delata que los grandes preceptos transmitidos en los libros sagrados como El Corán, La Biblia, el Baghavad Gita o el Dhamapaba, no fueron entendidos a cabalidad.

V.M. SAMAEL AUM WEOR, AVATARA DE LA ERA DE ACUARIO, FUNDADOR DE LA GNOSIS COMO SINTESIS PERFECTA DE TODAS LAS DOCTRINAS Y RELIGIONES.

 

 Muchos credos con orígenes idénticos: El fervor religioso, es algo que siempre ha acompañado a todos los pueblos y culturas en diferentes manifestaciones, con principios y orígenes idénticos o similares. Por ejemplo, los estudios antropológicos revelan que las antiguas culturas de la América Precolombina, como los Aztecas, Mayas, Incas, Mapuches, Chibchas, etc. no sólo tuvieron un elevado conocimiento en matemáticas, arquitectura, astronomía y organización social, si no que sus rituales chamánicos inducidos mediante trances con plantas sagradas (enteógenos), estaban dotados de gran contenido y realidad, y orientados a objetivos concretos de comprensión de la naturaleza y de la creación. 

Se podrían considerar las prácticas rituales de los antiguos indígenas, y sus creencias religiosas tal vez como más puras y sagradas que muchas otras puesto que surgían a partir de una perfecta simbiosis entre el hombre y la naturaleza. Es el chamanismo primitivo que a pesar de su proscripción, se ha perpetuado a la Modernidad, y continúa existiendo como una práctica medicinal y espiritual de profunda significación. Las raíces de todas las religiones son en esencia las mismas, desde la prehistoria hasta el presente, si entendemos que todos los maestros y avataras (mensajeros) enviados por Dios pertenecían de hecho y por regla general, a una misma escuela o Colegio de Iniciados: La Bendita Logia Blanca.

 

                                                                                                                                                                                                                                        

La Era de Acuario: Para esta nueva Era de Acuario, que comenzó históricamente un 4 de febrero de 1.962, fue enviado un Avatar o Mensajero (solamente existe uno por era) para entregar el mensaje para estos tiempos, y retomar las antiguas sabidurías perdidas en la noche de los siglos. Un maestro de la síntesis que desentraña desde el remoto pasado, los tesoros ocultos de las Grandes Escuelas de Misterios para develarlos y ponerlos al servicio de la humanidad doliente: el V.M Samael Aun Weor, fundador de la doctrina Gnóstica Cristiana Universal.

Las influencias dionisíacas, provenientes de Urano, señalan una revolución en todas las esferas del saber humano para esta Era. Las antiguas religiones ancladas en estereotipos falsos y preceptos errados, sucumben al finalizar la era pisciana, aunque todas cumplieron una función. Sin embargo, también surgen doctrinas de mucha índole, entre ellas doctrinas pseudo esotéricas inventadas por falsos maestros que tienen como fin, desviar a la humanidad del verdadero camino.

Por eso, el V.M Samael cumplió también con la misión de denunciar a estos impostores de las tinieblas, y lo hizo con decisión. El tenía la facultad y autoridad dada por el Padre de desenmascarar a los falsos profetas que se lucran con la Palabra Divina, a los “ciegos, guías de ciegos”, como los llamó Jesucristo. Una cosa es la doctrina contenida en los libros sagrados y otra muy distinta, las instituciones fundadas, que crean otros hombres, con defectos y ambiciones ocultas. No se puede juzgar la doctrina como tal, porque es revelación, se juzgan las actitudes y el abuso del poder, el fanatismo y el gregarismo que fomenta la violencia y la imposición. Los fanáticos religiosos caen en la posición dogmática de creer que su doctrina es la única verdadera, y las demás están equivocadas fomentando de esta forma la pugna, el antagonismo y hasta la persecución de las demás doctrinas. En realidad, todos son equivocados sinceros, porque desconocen la unidad que subyace a toda la multiplicidad de credos.

La Bendita diosa Madre del Mundo, personifica el eterno femenino  -Isis, María, Maya, Tonantzin,   Teteoinah, Shakti- que ha recibido diferentes nombres en cada cultura de la humanidad.

Todas las doctrinas verdaderas emanan de verdades eternas e imperecederas, En la escala jerárquica, todas cumplen una misión a pesar de las diferencias culturales. Cambian los métodos, las prácticas, pero en esencia buscan lo mismo porque contienen preceptos y grandes enseñanzas que tienen como fin primordial conducir a la humanidad a la redención. “Todas las religiones son perlas preciosas que engalanan el collar de oro de la Divinidad” dijo el V.M Samael. El sabio, contrariamente a lo que hace el fanático, aprende a beber de todas las fuentes, encontrando la unidad en la diversidad, discerniendo lo bueno de lo malo, tal y como lo hizo el Maestro Samael.

Todos los credos conforman una pirámide en cuya cúspide se encuentra la unidad, la síntesis de la sabiduría. En la cima de la pirámide jerárquica, se encuentra la Gnosis que significa SABER. Ya no se trata solo de creer por creer, o por temor, como ocurría tradicionalmente, si no de desarrollar una fe consciente. Tener fe en Dios es conocer a Dios. La fe se deriva de un conocimiento verídico, por lo tanto, la Gnosis es profundamente rigurosa y científica, porque parte de una revolución de la conciencia desde tres factores esenciales: NACER, MORIR Y SACRIFICIO POR LA HUMANIDAD.

Solo despertando a un estado superior de conciencia, es posible apreciar las eternas verdades para llegar a la síntesis y a una comprensión verdadera de lo que es la vida, la muerte, el destino humano, la reencarnación, etc. En estos tiempos de confusión, la Gnosis brilla con su antorcha para iluminar el camino de los hombres sedientos de luz que quieran liberarse y lograr la autorrealización. Dios es uno solo, sus mensajeros son muchos. No importa el nombre que le demos: Alá, Jehová, Krishna, Buda, Quetzalcoatl, Bochica, etc. solo hay un eterno creador en sus múltiples manifestaciones. Cada profeta, Avatara o maestro enviado por el Padre, ha cumplido una loable misión de sacrificio por esta humanidad doliente en distintos momentos de la historia.

Religión viene de religare (volver a unir) que es volver al Eterno. Poco importa cómo llamemos al Anciano de los días, a la Causa Suprema, lo importante es practicar la enseñanza que nos entregara su hijo: “Amad a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. Por lo tanto, hay una sola y única Religión Universal: EL AMOR. “Amor es ley, pero amor consciente” nos enseñó el Avatara.

Los tiempos del fin. Estamos en el fin de los tiempos, es algo en lo que coinciden las profecías contenidas en las grandes doctrinas, las revelaciones de los libros sagrados. Las pirámides de Egipto y Mesoamérica, las profecías de la Virgen de Fátima en Portugal (1.917), las Centurias de Nostradamus, de San Malaquías, del Papa Juan XXIII, y del Avatara de Acuario, coinciden en señalar la culminación de esta Edad y de esta sexta raza Aria. Babilonia la Grande, la Gran Ramera, ha sido juzgada y sentenciada al Abismo. Quienes no luchen por el despertar de la conciencia y por la redención, serán condenados a la muerte segunda, en los mundos sumergidos o círculos dantescos, donde solo se escucha el llanto y el crujir de dientes.

Al final de su libro más inspirado, el Matrimonio Perfecto, el V.M Samael relata su visión en el interior de un templo Maya, donde las imágenes apocalípticas acompañadas de coros celestiales, describían los tiempos del fin, de esta era de Kali Yuga. El Maestro relata de manera escalofriante la destrucción de esta perversa civilización y expresa su sentimiento de frustración y dolor, al ver que la humanidad ya no tenía remedio, que su mensaje de salvación no había sido entendido, como no hemos entendido aún, la doctrina del Cristo, el Redentor del Mundo.

Al final de la última noche de ese ciclo apocalíptico, comenzará a brillar la aurora, con un nuevo sol sobre una nueva tierra, la Jerusalén Celestial habrá descendido en la Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo, para recomenzar el Reino prometido por Dios.

Su Divina Gracia, A.C Bhaktivedanta Srila Prabhupâda. Fundador Acârya de la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 Practikanrraw.

 
CHAMANISMO GNOSTICO DE LA LUZ.

 
 
 
 
ASOCIACION CHAMANICA Y ECOLOGICA DE COLOMBIA
Personería Jurídica 0229
chamanismognostico-alta@elistas.net